SER POBRE VS NO TENER DINERO ¡ADQUIERE HÁBITOS DE RICOS!

Muchas personas confunden el no tener dinero con ser pobre, así como el tener dinero con ser rico. En realidad la verdadera riqueza o pobreza está determinada  por la mentalidad, más que por la cantidad de dinero que se posea en la cuenta bancaria.

Como sabemos el dinero es algo que va y viene; sin embargo una mentalidad de riqueza es la que determinará tu capacidad para acumular grandes cantidades de dinero o bien, la que hará que salgas de dificultades financieras más fácilmente y recobres el timón de tu vida económica.

Por el contrario, si tu mentalidad es pobre, no importa la cantidad de dinero que puedas tener, ya que siempre te encontrarás con dificultades para mantenerlo o incrementarla, y muy probablemente, ante el más mínimo desafío económico te sentirás abrumado; de ahí la importancia de adquirir creencias que contribuyan a tener una mentalidad de riqueza.

A continuación, algunos puntos clave que diferencian a las personas con mentalidad de riqueza, de las personas con mentalidad de pobreza. ¿Tú, en qué grupo te encuentras?…

 

1- ¡SE ENFOCAN EN LO QUE QUIEREN! 

 

Mientras que las personas con mentalidad pobre dicen: «no puedo pagarlo». Las personas con mentalidad rica, piensan:  ¿cómo puedo pagarlo?, es decir, no pierden de vista su objetivo y  buscan oportunidades.

 

Recordemos que son nuestros pensamientos los que conducen nuestras  acciones, y éstas son las que determinan nuestro futuro.

Así que aun cuando te enfrentes a circunstancias que estén fuera de tu control, puedes controlar cómo respondes a esa situación; tú decides si te pones a llorar o te pones a vender pañuelos.

 

2- ¡VALORAN SU PREPARACIÓN! 

 

El pensamiento rico se alimenta y educa, pues sabe que su mente es generadora de riqueza, por lo que se mantienen aprendiendo constantemente: leen, asisten a cursos y entrenamientos, y emplean cada conocimiento de manera benéfica.

El pensamiento pobre deja una gran cantidad de tiempo a la deriva; dejando que gran parte de su vida se les vaya en el ocio y el «entretenimiento sin sentido».

 

3- ¡ASUMEN RIESGOS! 

 

Las personas con mentalidad rica, asumen riesgos y están dispuestos a hacer lo que otros no.

Mientras que las personas con mentalidad pobre esperan un golpe de suerte, las personas ricas la crean a través de acciones que van alineadas a sus metas y deseos.

 

4- ¡SABEN FIJARSE METAS! 

 

Un dato interesante es que el 80% de las personas con mentalidad rica, se fijan metas claras y se centran en el cumplimiento de éstas. Además de que son más propensos a escribirlas y fijarlas en papel, en comparación con las personas con mentalidad pobre, quienes sólo se limitan a soñar despiertos, sin ponerle acción a lo que desean.

 

5- ¡CONOCEN LA IMPORTANCIA DE LOS ACTIVOS! 

 

Las personas con mentalidad rica piensan en cómo hacer que su dinero les dé más dinero, mientras que los pobres se pasan la vida preocupándose por gastar menos y ahorrar más, lo que los mantiene en una frecuencia de carencia y escases.

La mentalidad rica, invierte y procura tener activos, es decir, recursos que le proporcionen un beneficio económico en el futuro.

 

Dicho lo anterior,  tener una mentalidad de riqueza es una elección, pues como dijo Bill Gates alguna vez: “Nacer pobre no es tu culpa, morir pobre sí lo es”.

La decisión es tuya, ¿qué eliges?…

Recent Posts