PASOS PARA LOGRAR TUS METAS

Si deseas cumplir una meta es importante que tengas claro por dónde empezar, y refuerces constantemente la motivación que te permita seguir. Recuerda que los grandes logros requieren una gran cantidad de tiempo y esfuerzo, además de planificación y nuevos hábitos.

Aquí 12 puntos que te ayudarán a alcanzar tus metas.

DESARROLLA UN PLAN DE ACCIÓN

1. Evalúa tu nivel de compromiso. 

  • Pregúntate qué tan comprometido estás.
  • Escribe por qué quieres alcanzar esa meta, qué tanto lo deseas. Conoce tus razones.
  • Un alto nivel de compromiso es fundamental para lograr exitosamente la meta.
  • Un compromiso es como un contrato contigo mismo.
  • Si no te sientes lo suficientemente comprometido, tal vez quieras reconsiderar esa meta.

2. Asegúrate de que tu meta sea específica y medible. 

  • Las metas más alcanzables son muy claras y específicas.
  • Las metas vagas son más difíciles de lograr debido a que si no defines lo que quieres con exactitud, tampoco definirás qué hacer para lograrlo.

Por ejemplo, la meta «ser una mejor persona» tal vez sea imposible de lograr. Es demasiado vaga y, sin importar cuán «buena» persona llegues a ser, siempre puedes ser mejor. En este caso, debes pensar en cómo puedes definir a una buena persona. ¿Qué cosa o cosas específicas debes hacer para ser «mejor»? ¿Llamar a tu mamá una vez a la semana? ¿Hacer trabajo voluntario para una beneficencia 10 horas al mes? ¿Tener una mayor participación en las tareas domésticas? Sé lo más específico posible.

3. Divide la meta en submetas. 

  • Dividir la meta en partes más pequeñas te permite crear un plan de acción paso a paso para lograr la «gran» meta.

4. Establece una línea de tiempo. 

  • Una vez que hayas desarrollado tus submetas, organízalas en una línea de tiempo razonable que refleje cuánto tiempo te tomará lograr cada una.
  • Una línea de tiempo te ayudará a mantenerte responsable y enfocado al añadir un sentido de urgencia.
  • Recuerda que si no completas una submeta a tiempo, no significa que hayas fallado. Significa que necesitas revisar tu línea de tiempo y retomar el camino.

5. Ten en cuenta los obstáculos. 

  • Lograr una meta significa superar obstáculos. Toma algo de tiempo para pensar en las cosas que puedan interponerse en tu camino.
  • Tener una idea de los obstáculos que puedas enfrentar te ayudará a crear un plan para lidiar con ellos. ¿Qué harías si te ocurriera tal cosa?
  • Tener un plan de contingencia para los problemas inevitables hará más sencillo que te puedas recuperar.
  • Aunque no puedas prever cada obstáculo, pensar en ellos de antemano estimulará tu nivel de confianza.

HAZ REALIDAD TU META.

6. Cambia tu modo de pensar. 

  • Asegúrate de tener un modo de pensar correcto. Recuerda que aunque no puedas controlar todo,  tú forjas tu propio destino.
  • Muchas personas creen que la vida es algo que les pasa, en vez de algo que crean para sí mismas. No culpes a la suerte o a otras personas cuando las cosas no te salgan bien.
  • Mejora tu diálogo interno, afianza la idea de que tú controlas tu propio destino. Eso te ayudará a mantenerte motivado para lograr tu meta.
  • Cuando te encuentres pensando algo como «Así es la vida», pregúntate a ti mismo si eso es realmente cierto; piensa en qué puedes hacer para mejorar la situación en vez de aceptar la derrota.

7. Determina el impacto. 

  • Imagina el impacto positivo que tendrá en tu vida luchar por esa meta y mantente motivado.
  • Puedes imaginarte no sólo llegando a la meta, sino en varias etapas del proceso.
  • Enlista las cosas positivas que eso te traería y léelas constantemente para mantenerte enfocado.

8. Crea el entorno adecuado. 

  • Una meta desafiante se puede alcanzar de manera más sencilla si creas un entorno que te estimule a permanecer enfocado en la meta.
  • Rodéate de personas que luchan por sus metas y ponte en contacto con ellas regularmente. Esto puede ayudar a crear una mayor responsabilidad en ti, además si sus metas son similares pueden darse consejos o ideas útiles.

9. Dedica el tiempo necesario.

  • Cualquier meta requiere de dedicación y constancia: horas, días o incluso  años de duro trabajo. Entiende que no hay forma de evitarlo y dedícale el tiempo necesario.
  • Después de un tiempo, trabajar en tu meta se convertirá en un hábito. Esto asegurará un progreso continuo.

10. Mantente motivado (y sigue haciendo progresos). 

  • En el camino hacia el logro de una meta es común perder la motivación y querer darse por vencido. Hay algunas cosas que puedes hacer para prevenirlo:
  • Por cada submeta que logres, date recompensas. Eso ayuda a tu mente a asociar las cosas buenas con el esfuerzo que haces para lograr tu meta.
  • Las recompensas actúan como un refuerzo y es mucho más efectivo que el castigo por fallar.
  • Si no puedes realizar la rutina que te habías planteado (te enfermaste, estás cansado, etc), trata de buscar la manera de seguir generando progresos: hacer notas, analizar tu línea del tiempo.

11. Controla tu progreso. 

  • Usa una aplicación, un calendario o un diario y toma nota del trabajo que has realizado y las submetas que has logrado.
  • Cuando sientas que no vas a ningún lado, mira tus notas. Verás todo lo que has logrado y quizás esto estimule tu motivación, eliminando el estrés y la ansiedad.

12. Y lo más importante:

¡JAMÁS TE RINDAS!

Descarga esta guía que te ayudará a organizar tus metas.

Recent Posts