LAS 3 PUERTAS

Un joven discípulo dijo a un sabio filósofo:

– Maestro, un amigo tuyo estuvo hablando mal de ti.

– Espera, le interrumpió el filósofo. ¿Ya hiciste pasar por las tres puertas lo que vas a contarme?

– ¿Las 3 puertas? ¿Qué puertas?

– Sí, la primera es la verdad ¿Estás seguro que es totalmente cierto lo que vas a decirme?

– No, lo oí comentar a unos vecinos.

– Al menos lo habrás hecho pasar por la segunda puerta: la bondad. Lo que quieres decirme ¿es bueno para alguien?

– No, al contrario.

– Y la última puerta es la necesidad ¿es necesario que yo sepa lo que quieres contarme?

– No, no es necesario.

– Entonces dijo el sabio sonriendo: “Si no es verdadero, ni bueno, ni necesario, lo mejor será olvidarlo para siempre”

Recent Posts