¡VISUALIZA Y CONSTRUYE TU DESTINO!

¿Alguna vez has pensado en lo que supondría tomar el control de tu destino y en lo maravilloso que sería tener todo aquello que deseas en la vida?…

 

Como bien dijo el  escritor, poeta y dramaturgo uruguayo, Mario Benedetti: “Solo imagina lo precioso que puede ser arriesgarse y que todo salga bien”. Y justo ahí es donde comienza la magia, en “imaginar”.

Un sinnúmero de artículos, libros, e incluso películas hablan sobre el poder de imaginar; se dice que “el hombre crea su mundo a partir de la imaginación y la fe”, pero a qué se refiere esto…

Pues bien, de lo que se trata es de poner en acción la fuerza que encierra la visualización, una actividad cuya regla reza de la siguiente manera: “Si puedes convencerte de la realidad de lo que has imaginado, no hay poder en el mundo que pueda impedir que llegue a suceder”.

Dicho de otro modo, y tomando en cuenta la llamada ley de atracción: “todo en este mundo es posible y todos tenemos el don de hacer realidad aquello que deseamos, la única condición es: ¿puedes creerlo con toda tu razón y todos tus sentidos?, si es así, entonces no habrá límites”.

La visualización es una herramienta muy poderosa que la mayoría de las personas subestiman, cuando ésta puede generar asombrosos cambios en nuestras vidas si se hace de modo consciente y desde una perspectiva realista como verdaderos creadores.

Tomemos en cuenta que nuestro cerebro no distingue entre lo que está pasando realmente y lo que estamos imaginando nítidamente. Pongamos un ejemplo: al dormir puedes soñar  que te golpeas fuertemente el estómago y despertar con un dolor real, eso no es ni más ni menos que el poder de materializar los pensamientos, eso a mayor escala, bien canalizado y trabajado de manera adecuada puede traer a nuestras vidas lo que deseamos. Es decir, el mundo físico puede actuar en torno al mundo que habita en nuestra mente.

Una correcta visualización, consiste en encerrarte en la sensación del deseo cumplido y según la “ley de atracción”: “No hay que buscar los medios para llegar a un final (sueño o deseo), pues habiendo asumido el final como real, el final buscará los medios, de tal modo que terminarás pasando por un sinnúmero de incidentes que te llevarán a cristalizar lo deseado”.

Conste que lo anterior no significa que puedas quedarte a dormir todo el día en casa, pues al igual que con pensamientos, tienes que transmitir con energía corporal aquello que deseas; ponerle acción a tu vida es la manera en que transmites el mensaje al universo y aceleras el proceso.

Por otro lado, toda visualización comienza como un pensamiento robusto, lleno de detalles, color y emoción que le dan vida a la situación que queremos crear. Cada que visualizas es fundamental añadir energía e intensos sentimientos de alegría y gratitud, pues ello es lo que detonará la carga magnética, acercando cada vez más esta realidad imaginaria a nuestra vida.

Igual de importante es la frecuencia con que visualizas, pues sin duda, es un ejercicio que requiere total compromiso y constancia, así que asegúrate de repetir y nutrir tu visualización cuantas veces puedas, manteniendo tu visión en un sólo objetivo sin descanso.

Puede que al inicio te resulte complicado y creas que no tiene sentido, pero la realidad es que vale mucho la pena, y cuando menos te lo esperes verás llegar a tus objetivos, entonces sabrás que el proceso de la visualización está actuando para ti.

He aquí algunos puntos básicos para una visualización efectiva, poderosa y exitosa.

1.- Relaja tu mente.

En la actualidad por la ajetreada vida que llevamos, es común tener la mente saturada de pensamientos, ello puede bloquearnos y confundirnos, impidiendo enfocarnos en lo que en realidad queremos. Una manera de relajar nuestra mente es poniendo atención a la respiración y a los latidos del corazón; respira profundo y lento, y verás cómo poco a poco te irás relajando.

2.- Crea una visión.

La clave para conseguir lo que quieres, es que tengas claro lo que realmente deseas. Puedes comenzar por  escribir una lista de todas aquellas cosas que realmente añoras. Revisa esa lista, y declara una y otra vez cada deseo como si ya estuviera realizado. Asimismo, puedes asignar prioridades, de acuerdo a los tiempos en los que esperas se cumplan tus deseos.

3.- Sé extremadamente detallista.

Una vez que tienes claro lo que quieres, llega la hora de detallarlo todo. Sin importar de qué se trate, define todos los pormenores necesarios e importantes que debe tener. Las características son de gran relevancia, ya que tienes que sentirlo como real, como si aquello que deseas ya fuera de tu posesión.

4.- Cierra tus ojos y vive tu sueño.

Aquí es fundamental que tengas una imagen nítida de tu objetivo. Si te cuesta trabajo puedes apoyarte en imágenes de revistas o internet para hacer un collage de aquello que deseas, y eso contribuya a nutrir tu visión. Dedica algunos minutos a observar esas imágenes y todos sus detalles para después llevarlas a tu mente. Cierra los ojos, visualiza todo eso que anhelas y mírate como protagonista de tu sueño. Haz de esta actividad un hábito y repítela constantemente.

Atrévete a ver, sentir, oír, disfrutar y emocionarte con la vida que deseas; haz que todos tus sentidos vibren con sólo imaginar tu sueño y date cuenta cómo la magia comienza a suceder.

Recent Posts