VENTAS: LA LLAVE DEL ÉXITO EN LOS NEGOCIOS. 7 claves para triunfar colocando tus productos y servicios.

En los negocios y en la vida misma, hay herramientas tan importantes que marcan la diferencia entre lograr tus objetivos y quedarte en el intento.

Pues bien, las ventas son uno de estos instrumentos capaces de potencializarte  no sólo en términos de ingresos, sino también en lo que respecta a tu autoestima, nivel de confianza, capacidad de comunicación, en fin, las ventas pueden contribuir en más aspectos de tu vida, de los que te puedas imaginar.

Ahora te pregunto: ¿te gustaría dominar el arte capaz de producir fortunas y elevar tus estándares?…

Si tu respuesta es sí: ¡felicidades, este artículo es para ti!

A continuación te presentamos 7 claves fundamentales para triunfar en este terreno sin importar el producto o servicio que ofrezcas.

CLAVE 1: No vendas; inicia una relación.

 

Partamos del hecho de que “a todos nos gusta comprar pero a nadie nos gusta que nos vendan”, y es que “comprar” implica decidir con libertad lo que deseamos adquirir, en cambio “que alguien nos venda” nos da la sensación de perder parte de esa libertad.

Aquí lo primero es “romper el hielo”, algo que a todo mundo, en algún momento nos cuesta trabajo, primero porque no sabemos cómo acercarnos al cliente y tendemos a tratarlo como un extraño o de forma demasiado formal.

La recomendación es: ¡deja de tratar a tus prospectos como si fueran unos viejitos enojones que no conoces!

Desde un “¿Qué tal ha estado tu día?, ¿Cómo se ha sentido?, ¿Qué tal su trabajo?” hasta “¿Qué le pareció el partido de fútbol del otro día?”, son algunas frases útiles para romper el hielo, pero no te limites, sé creativo, se te pueden ocurrir un millón de preguntas más con sólo observar a tu cliente y el lugar en el que están.

Dependiendo el negocio en el que re desarrolles, puedes incluso parar del “Sr. Morales”, “Sra. Flores”, “Lic. García”, a una relación más personal, pidiendo permiso para llamarlos por su primer nombre.

Recuerda que estás hablando con una persona y no con un robot, así que sonríele y platiquen como si ya se conocieran.

Ten en cuenta que si abres una relación de amistad con cada cliente ellos te buscarán cada vez que necesiten algo y de ese modo, no sólo lograrás cerrar una venta sino varias.

Permite que tu cliente se sienta cómodo contigo, tanto que quiera volver a comprarte o recomendarte con sus amigos.

 

CLAVE 2: Sé empático: ponte en los zapatos del cliente.

 

Considera que cada persona es única y por lo tanto necesita y merece un trato único. Por eso debes siempre ponerte en los zapatos de cada uno de tus clientes y adaptarte a cada tipo de personalidad. En los negocios no se vale utilizar las mismas técnicas de venta con todos los clientes.

¿Tienes delante a un comprador que habla mucho y es entusiasta?…

Déjale que termine y muestra la misma emoción que él.

¿Es una persona callada y tímida?…

Haz que se sienta cómodo contigo y pregúntale de forma calmada qué necesita.

Créeme que eso hará la diferencia y lograrás una relación larga y fructífera con tus clientes.

 

CLAVE 3: Ayuda a tu cliente.

 

Si ya generaste confianza con tu cliente: ¡felicidades!

Ahora lo importante es conocer las necesidades de tu cliente.

Pídele que te hable acerca de su mayor dolor o problema, eso te permitirá darte una idea sobre qué producto o servicio de los que ofreces le puede servir.

Hazle preguntas como: “¿Qué te gustaría que hiciera alguien más por ti; en qué área es donde más te sientes atorado (a); qué es lo que más te ha dado resultado y cómo lo podríamos mejorar?”

Lo anterior te permitirá conocer mejor las necesidades de tu prospecto.

Nota: ¿Quieres aumentar tus ventas, incrementar tus ingresos y mejorar tu estilo de vida?

 

CLAVE 4: Sé un experto en tu producto o servicio.

 

Es importantísimo que conozcas lo que vendes, sepas cómo funciona, incluso que lo pruebes para ver sus características (si ese es el caso).

Así nunca te verás en situaciones embarazosas si te hacen preguntas sobre el mismo. Además, probando sus características, podrás hallar nuevos usos del artículo, y otras situaciones ideales para utilizarlo.

Si a tu alrededor dispones de personas con mayor experiencia o expertas en tu giro de negocio, acércate a ellas, apréndeles y pregúntales todo lo que puedas acerca del producto o servicio.

 

CLAVE 5: Marca la diferencia con tu servicio o producto.

 

Ya que conoces tu producto, debes estar consciente de que usualmente existe algo similar en el mercado.

Así que si quieres despuntar ya sea en tus campañas de marketing o en tus ventas cara a cara con tu cliente, requieres conocer las respuestas a las siguientes preguntas como la palma de tu mano

 

  • ¿Qué hace a mi producto único y especial?
  • ¿Qué tengo YO que la competencia no puede entregar?
  • ¿Por qué mi cliente me elegirá a mí y no a la competencia?

 

Una vez que las contestes viene la parte difícil: deja el ego a un lado y pregúntate:

 

  • ¿Esa diferencia de verdad es suficientemente fuerte como para que el prospecto me elija a mí?
  • ¿Esa diferencia es algo que mi cliente necesita con locura?

 

Responde con honestidad y descubrirás cómo se te facilita colocar tus productos o servicios.

 

CLAVE 6: Llama la atención de tu cliente.

 

Si ya conoces a tu cliente, sus gustos, disgustos y necesidades. Ahora te toca hablarle acerca de ti, de tu empresa y en especial sobre el beneficio principal del producto o servicio que le vas a ofrecer.

Punto básico en esta parte: toda la información debe de ser verídica y por ningún motivo recurras a la mentira u omitas información. Esas tácticas de engañar al cliente para que te compre resultan totalmente contraproducentes, pues sólo generan mala reputación a ti, a tu producto y a tu negocio.

Segundo: Asegúrate de que tu producto no suene “demasiado bueno para ser cierto”, la gente toma este tipo de situaciones con incredulidad.

Y por si acaso, ten siempre 1 o 2 limitantes de tu producto y menciónalas si lo crees necesario, antes de que tu cliente las mencione.

 

CLAVE 7: Haz que la relación con tu cliente no tenga fin.

 

Algo que debes tener en cuenta sobre cualquier estrategia exitosa de ventas es que inicia desde el primer contacto y que nunca termina.

Muchos vendedores se dan por vencidos al primero “no” de un cliente, y nunca lo vuelven a buscar o visitar. Y peor aún, muchos vendedores dejan de atender al cliente una vez que se firma el contrato y al hacer eso le estás comunicando indirectamente al cliente que lo único que te interesa es venderle, y no realmente ayudarle.

Dar seguimiento o mostrar interés en la resolución de problemas de tu cliente es fundamental para aumentar tu cartera, cimentar relaciones prósperas que vayan más allá de las ventas y tener negocios exitosos.

Finalmente, vender un producto no tiene que ser tan complicado, recuerda que lo que estás haciendo es transmitir el amor que tienes por tu producto o servicio a otra persona.

Puede que el arte de vender no fluya por tus venas, pero si  practicas de manera constante, pones entusiasmo y pasión, y lo haces con el ánimo de dar una solución a tus clientes, con el tiempo cualquier venta fluirá de manera natural.

Nota: ¿Deseas transformar las objeciones en oportunidades, crecer de manera rápida y constante y convertirte en un master en ventas?

Recent Posts